Gamificacion Maternal


Las madres, y no solo las humanas, sino todas aquellas que forman el grupo de los mamíferos han aplicado la Gamificación desde que el primero apareció sobre la faz de la tierra.  Asimismo es. Tal como lo escucha; es jugando como los mamíferos aprenden lo que necesitarán en su vida adulta. Tan imperioso es que la madre juegue con sus cachorros, que si no lo hiciera, el pobre animalito no tendría ninguna posibilidad de llegar a viejo. Ni siquiera a la etapa de adulto joven.

La leona que manotea y muerde a sus leoncitos. y lo impulsa a hacerlo con sus hermanos. El mismo felino, de chico, se agazapa y salta para sorprender a algún pariente distraído, ojalá de similar tamaño.  Los antílopes, apenas horas después de nacidos, hacen cabriolas y elegantes saltos, siempre animados por sus madres. Los monos chicos, tan parecidos, casi iguales a algunos de nosotros, juegan desde muy corta edad a lo mismo a que juegan los humanos ya en su etapa de niñez; a imitar a sus mayores.

Porque jugando se aprende. Ahí radica el por qué fundamental del éxito en los procesos de Gamificación. Es una condición genética que tiene el humano, al igual que todos los mamíferos, en su ADN más básico.

La gran diferencia entre el hombre y los demás mamíferos es que nosotros necesitamos seguir aprendiendo toda la vida, ahora más que nunca por la velocidad de los cambios. Pero de adultos, dejamos de jugar para aprender y lo hacemos básicamente para entretenernos (aunque todo juego nos deja un beneficio y/o enseñanza, aunque sea básica como en el PREGUNTADOS). Para las capacitaciones, cambios de conducta que beneficien nuestra salud y otras actividades que consideramos una tarea pesada, muchas veces aburrida, es donde debiésemos jugar. Transformar ese entorno árido y frustrante en uno emocionante, motivante y que genera vínculos y compromisos. Entre la Empresa y sus trabajadores, la Empresa y sus clientes y también la Empresa con la comunidad donde esta inserta. La Gamificación viene a solucionar ese trauma. A hacer de nuestro trabajo y actividad diaria una emoción y un compromiso positivo.

Pusimos algunos ejemplos de animales. Se me ocurren dos bastante ingeniosos, que utilizamos hasta hoy, y que usan madres humanas para hacer comer a sus hijos; El avioncito y la sopa de letras. Simple ¿verdad?

Alejandro Fontanet

Alejandro Fontanet

El juego siempre lo gana el creador. La casa nunca pierde.